miércoles, 27 de julio de 2011

Iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña

En el tramo final del desfiladero de la Hermida nos encontramos con esta joya del arte prerrománico.  A la entrada los restos del antiguo tejo, árbol sagrado de la tradición cántabra. Cayó en 2007 por un temporal, si bien desde antes se le notaban las huellas del paso de los años.


Cuenta la tradición que el templo fue fundado a principios del siglo X por los condes de Liébana, con el objeto de destinar los restos de Santo Toribio. Cuando quisieron trasladar las reliquias desde su ubicación quedaron ciegos y, no sólo desistieron de su intención inicial, sino que donaron el nuevo templo al monasterio de Santo Toribio.


En el siglo XII y siguientes el monasterio pasó a propiedad del moderoso cenobio burgalés de San salvador de Oña.

En la parte posterior se observan un centenario olivo. Al parecer su plantación obedece a su carácter como símbolo del cristianismo, en oposición o más bien en compenetración con el símbolo pagano que representaría el tejo.


Para saber más sobre el lugar y su historia.

********************

Como me marcho de vacaciones no habrá nuevas entradas hasta el veintitantos de agosto. Feliz verano.

2 comentarios:

  1. Preciosa. También la tengo yo retratada en mi blog. Saludos.

    ResponderEliminar