martes, 5 de noviembre de 2013

Ruta de senderismo: cabeceras de Alisas

Ruta sencilla en el entorno del puerto del puerto de Alisas, bajo la sombra de los primeros picos de los Collados de Asón.

Dificultad : normal
Orientación (sin GPS con track o cartografía): muy buena
Belleza: alta
Tiempo y distancia: 2 horas y 45 minutos y 9,5 kilómetros



Situación.


La ruta comienza desde el interesante pueblo de Bustablado. Para llegar a este lugar tomaremos cualquier carretera que nos lleve a Solares. Desde el centro de este pueblo localizamos la carretera que se dirige a La Cavada y el puerto de Alisas. Subiremos todo este largo puerto y lo descenderemos hasta las proximidades de Arredondo. Muy cerca de esta localidad se encuentra el cruce que se dirige a Bustablado. Aparcamos en el entorno de la iglesia.

Puntos de Interés

Encina de Bustablado. Tejo de Alisas. Prados. Manchas de Bosque autóctono. Vistas sobre el macizo de Porracolina y otros macizos cercanos.

Descripción de la Ruta



En el centro de Bustablado se encuentra la iglesia y una descomunal encina probablemente bastante más antigua que el templo. Junto al lugar se encuentra el bar llamado precisamente “La encina” y a continuación, una bifurcación. Empezamos a andar por la pista de la derecha que en principio sigue en paralelo a un pequeño arroyo.


Poco a poco vamos dejando atrás diversas casas-granja que han sufrido alteraciones respecto a su anterior configuración para hacerlas más habitables; mientras que identificamos los patrones del paisaje de hoy: prados intercalados con manchas de bosque autóctono. En estos primeros pasos abundan los castaños.

La pista asfaltada alterna tramos de fuerte desnivel con otros más llevaderos. Seguimos en todo momento la carretera más definida hasta cruzar el pequeño arroyo que ha formado este valle. Seguimos en paralelo al cauce hasta una bifurcación. La carretera de la izquierda terminaría pronto mientras que la derecha inicia un tramo de durísima pendiente de aproximadamente un kilómetro de longitud.

Justo cuando termina el tramo de mayor pendiente está el principal y casi único punto de atención para orientarse en esta jornada. La pista gira hacia la derecha e inicia un tramo casi llano. Justo antes de este punto localizamos una pista cementada que nace hacia la izquierda y que hemos de tomar. Esta pista pronto se convierte en el camino mediante el que bordearemos el amplio valle. A nuestras espaldas empezamos a tener buenas vistas del macizo calizo del Porracolina, cuya cumbre supera los 1400 metros.


Tras unos primeros pasos nos encontramos con la mayor sorpresa del recorrido. En el prado de la derecha aparece un estupendo ejemplar aislado de tejo, conocido como “tejo de Alisas” de unos 4 metros de perímetro de tronco. Desde aquí el camino alternará la dirección oeste con la sur, siguiendo las ondulaciones del valle. Además de Porracolina, por momentos podemos ver la sierra del Hornijo. El recorrido tiene continuos y cortos sube-baja, aunque en términos globales tiende a ascender un poco. 


La pista a veces empeora pero en los cruces siempre seleccionaremos el camino en mejor estado (generalmente el de la izquierda). De esta manera recorremos unos cuantos kilómetros mientras disfrutamos del paisaje a la vez monótono y cambiante. Sin mayores novedades el camino vuelve a transformarse en una carretera que facilita el brusco descenso al fondo del valle. Desde aquí tenemos una buena vista de un  llamativo y tortuoso paisaje cárstico. 

Afrontamos el descenso citado siguiendo la pista más marcada. Ya en el tramo llano debemos evitar tomar una carretera que hacia la derecha cruza el rio Bustablado. Al poco llegamos al punto en donde iniciamos el recorrido.

Comentarios

El recorrido se corresponde con el sendero de pequeño recorrido PR-S-11, aunque la señalización es prácticamente nula. En todo caso es relativamente sencillo dada su escasa longitud y el hecho de que se ande siempre por pista definida, aunque hay que tener en cuenta el desnivel del tramo inicial en torno a los 250 metros. Por otra parte el hecho de que más de la mitad del sendero transcurra por asfalto puede desincentivar a alguno.

Si no queremos bajar a Bustablado podemos iniciar el recorrido desde otro punto. Una vez coronado el puerto de Alisas y tras unos 2 kilómetros de descenso tomamos una curva muy cerrada hacia la derecha y al poco otra hacia la izquierda. Podemos dejar el coche en esta segunda curva y empezar a andar por la pista asfaltada que comienza en la misma. De este modo llegamos en unos 750 metros al punto en donde termina la parte más dura del ascenso, en donde hay que tomar la pista cementada que se convierte en camino. 

Finalmente, parece que desde alguno de los cruces de la parte más occidental del ascenso es fácil asomarse hacia el valle del Miera (yo no lo hice pero he leído algo al respecto). En todo caso nos podemos tomar esta ruta como una preparación para el duro ascenso a Porracolina, que se realiza también desde Bustablado.

Track del recorrido (pulsa en el círculo verde para más información):


Vídeo con imágenes del recorrido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada