jueves, 29 de octubre de 2009

Ruta de senderismo: vuelta a Colina

Una excelente iniciativa por parte de la red Cantabra de Desarrollo Rural y la Dirección General de Biodiversidad del Gobierno Cántabro es la realización de rutas guiadas gratuitas en los espacios naturales de la Comunidad.
Además el modo de participar en general es muy sencillo: basta con estar a la hora indicada en el punto de salida señalado, sin necesidad de inscripción previa. De esta manera, se puede decidir si ir o no la noche anterior.
Por ponerle una pega, aunque hay bastante rutas se suelen realizar las mismas los mismo días, con lo que si tenemos problemas de agenda no podremos sacarle todo el jugo posible.
La información general está aquí. Y para el caso de la montaña oriental podéis consultar este enlace. Como véis, logicamente la programación para este año está a punto de acabar, pero espero que continúen con este proyecto el año que viene.
El caso es que yo, por unas causas o por otras, sólo me he apuntado a una excursión hasta la fecha, en concreto la ruta llamada "Vuelta a Colina", que nos permite tener un conocimiento general de lo que constituye el espacio Natural Collados del Asón, y que describo a continuación.
Dificultad: Alta
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil
Belleza: Muy Alta
Tiempo: 5 horas (16 KM).


Situación.

Desde Santander, por la A-8 hasta Solares, desde allí buscar la carretera local que conduce a La Cavada y el puerto de Alisas, tras bajar todo este puerto, ya en la localidad de Arredondo, tomamos a mano derecha la carretera que asciende a los collados del Asón. Superada la cascada y las curvas asociadas, así como un monumento, alcanzamos un amplio aparcamiento con piedra suelta, donde dejamos el vehículo.

Puntos de Interés

Paisaje de origen glaciar y fluvial. Vistas sobre el alto Asón y canales tributarias. Vistas sobre la costa y principales picos de la montaña oriental. Geografía Kartificada. Hayedos. Paisaje ganadero. Paso de las Hazas del Respiradero.

Descripción de la Ruta

Ruta muy interesante, de dureza media, que pudiera considerarse la más representativa del Parque Natural de los collados del Asón. Los restos del paisaje glaciar muy Karstificado y los bosques aún bien conservados de caducifolias, especialmente hayas, son los principales valores que componen este espacio natural. La ruta a realizar se corresponde con el sendero de pequeño recorrido PRS-77.

Desde el punto en que aparcamos, a casi 700 metros de altitud, aparece una pista que asciende en sentido noroeste, restringida para vehículos a motor. A Mano derecha tenemos excelentes vistas del valle del alto Asón y enfrente todo el sistema del Mortillano, cuya cumbre se sitúa en torno a 1400 metros y que puede presumir del sistema de galerías de mayor desarrollo de la península ibérica.

A medida que vamos avanzando, vemos la forma, enfrente de nosotros, del valle glaciar en forma de U de Brenavinto, que tiene los lados la peña de Los Campanarios y los Castros de Horneo, respectivamente; y a nuestros pies, restos de la lijada plataforma de abrasión del antiguo glaciar.

Al cabo de unos dos kilómetros una señal nos indica la desviación, a la derecha, hacia el Hoyón del Saco y Colina. La senda, que asciende bordeando los Castros de Horneo, acaba internándose al cabo de unos centenares de metros en un bien conservado hayedo. Los hayedos de esta zona resistieron mucho mejor que los circundantes el impulso destructor de las fábricas de Liérganes y La Cavada, posiblemente por tener un acceso mucho más complicado.

Tras el recorrido por el hayedo, que dura aproximadamente un kilómetro, continuamos por una zona más abierta en la que seguimos disfrutando de amplias vistas del valle del Asón, y con días despejados de la cota en la que resulta fácil identificar la zona de la desembocadura de dicho río. En primer tiempo muestras de la aún persistente construcción pasiega de cabañas y cercados.

Siempre en continua ascensión, que no llega a ser dura salvo en contados tramos, va apareciendo en el frente, un tanto a la izquierda, el perfil de la meseta que constituye la cima del Colina, de 1448 metros de altitud y a sus pies la excelentemente conservada morfología del antiguo glaciar de joyón del saco, al que nos acercamos.

Lo primero que nos encontramos es con la llamativa plataforma de abrasión, una lisa superficie de roca de aproximadamente 1 kilómetro cuadrado de extensión moldeada por el paso del hielo cargado de piedras que actuaban como cuchillas. Avanzando un poco con precaución podremos ver las marcas de numerosos fósiles y profundas canaladuras formadas por los procesos cársticos.

Para continuar hemos de continuar por la parte derecha de la plataforma de abrasión hasta alcanzar el Hoyón del Saco, un amplio hoyo de forma circular que el realidad es el resto del antiguo circo glaciar. La senda continúa atravesando el antiguo glaciar justo entre la plataforma de abrasión y el Hoyón de Saco.

Al llegar al otro lado, la senda asciende por la loma herbosa, con tendencia un tanto hacia la izquierda, hasta alcanzar un pequeño cordal que nos permite contemplar un amplio paisaje hacia el oeste, con la cima piramidal del Porracolina, de más de 1400 metros, en primer término. A nuestros pies se abre el espectacular y profundo Barranco de la Sota.
Al respecto, merece la pena retroceder unos centenares de metros por el cordal que acabamos de alcanzar hasta el asomadero de Cerrilla, en donde podremos ver la unión de esta canal con la del Asón, casi mil metros más abajo. En preciso señalar que esta opción no forma parte de la parte señalizada del recorrido.

Tomando de nuevo el cordal en sentido ascendente retomamos la señalización del recorrido que nos lleva por este cordal, sin excesivo esfuerzo, hasta la cima del Colina.
Esta cumbre, en forma de plataforma de unos 100 metros de longitud, además de los paisajes ya contemplados, suma una gran panorámica de los montes de la parte Oriental, incluyendo Castro Valnera y el Picón del Fraile, ocupado por una fácilmente identificable, por su forma esférica, instalación militar. Habrán sido aproximadamente 8 kilómetros totales hasta este punto.

Para continuar, después de un merecido descanso, debemos buscar, casi en la parte contraria de la plataforma respecto a la que hemos subido y hacia la derecha, la senda que desciende rápidamente por una nueva pradera herbosa, en dirección sur. Una buena referencia es la línea imaginaria entre nosotros y el Picón del Fraile.

Tras un fuerte descenso de unos centenares de metros, la pendiente casi desaparece y el sendero acaba desembocando en un corto paso entre rocas. Justo al final del mismo el recorrido gira bruscamente hacia el este. A partir de aquí tendremos una amplia panorámica de la alargada extensión del bosque del monte Llusías.

El sendero se acerca a un par de cabañas, Brenacobos, con sus correspondientes prados que dejaremos a la izquierda. De esta manera vamos descendiendo poco a poco hasta alcanzar los primeros árboles y acabar internándonos en un nuevo hayedo.

Al poco llegamos al punto más singular de la ruta: Las Hazas el Respiradero. Se trata de un estrecho paso, de unos tres metros de ancho y unos 10 de alto, por cuyo fondo discurre la senda.
En unos 200 metros, y prestando atención ante posibles resbalones, continuando por la ladera que alterna áreas abiertas con otras en las que el hayedo vuelve a mostrarse en toda su plenitud. De esta manera llegamos ante una nueva cabaña, en donde giramos bruscamente hacia la derecha para bordear una pequeña loma.

Al otro lado de la loma recuperamos el sentido de avance y descritos a nuestros pies el Llano de Brenavinto, que ocupa el fondo de una polje o cubeta sin salida para las corrientes de agua, que han de filtrarse por la roca. Por el fondo del Llano discurre el camino principal del parque y final del mismo se encuentra el pequeño paso del alto de la Posadía.

El sendero sigue bajando poco a poco, sigue en paralelo al llano de Brenavinto y acaba uniéndose al camino citado a pocos metros de culminar el alto de la Posadía. Muy cerca encontramos la última sorpresa de la ruta: dos grandes ejemplares de haya.
Desde aquí empezamos a descender y alcanzamos con facilidad el punto donde habíamos iniciado el sendero hacia el Hoyón del Saco y el aparcamiento.

Comentarios
El recorrido no se puede considerar difícil. Aunque hay más de 700 metros de desnivel hasta Colina, el ascenso es bastante paulatino; con lo que la posible dureza provendrá en todo caso de la longitud. Al tratarse de un sendero bastante transitado, podremos avanzar casi siempre con rapidez pese a avanzar por un entorno en algunos puntos muy tortuoso.

La señalización se puede considerar excelente, con numerosas estacas que permiten tomar puntos de referencia más fácilmente. Además, no existen cruces conflictivos y en todo caso la dificultad puede venir en algunos puntos en identificar por donde va la senda.

En algunos puntos debemos extremar las precauciones debido a la abundancia de simas y grietas. El peligro se acentúa considerablemente en periodo de nieves, en cuyo caso deberemos informarnos previamente de posibles alternativas. No es recomendable tampoco realizar la ruta si hay niebla.
Track:




5 comentarios:

  1. Supongo que esta ruta es para hacerla de Primavera a Otoño. Por las fotos, veo que la altura de las montañas es considerable con lo cual deduzco que en invierno esa zona estará nevada o ¿no?.

    Te felicito por las fotos.
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Gracias por participar tanto. Bueno, la altura no es excesiva (máximo 1400 mts) pero lo cierto es que aquí se acumulan buena parte de los frentes que entran por la costa. En definitiva, salvo que te guste las rutas con nieve, te aconsejo ir por aquí en el rango entre Mayo y Octubre, ambos inclusive.

    ResponderEliminar
  3. Esta ruta pero mas ampliada, la hice en mayo y es una pasada: esos campanarios (que no has puesto foto, jejejeje), el respiradero de Hazas que es una pasada.....tuvimo de todo sol, chirimiri, comimos con niebla en un lugar donde hace años se estrello un avion......, alucinante.

    La verdad es que tanto las rutas que organizan los de Valles Pasiegos y esta gente de Cantabria Oriental Rural, estan muy bien, y creo que son un buen aliciente para los que nos gusta la montaña adecuandolo al nivel de cada persona

    ResponderEliminar
  4. Hola. He realizado hoy esta ruta y te felicito por la descripción tan precisa que haces de ella. La ruta es relativamente sencilla y está bastante bien señalizada. Además el día ha acompañado, despejado en el interior y un precioso mar de nubes en la costa. Ruta recomendable 100%. Es la primera que hago por la zona del Ason (excepto Porracolina) y veo que la zona ofrece bastantes posibilidades. Será cuestión de explorar.

    ResponderEliminar